fbpx
Seleccionar página
Ejercicio en el postparto. Cuándo empezar.

Ejercicio en el postparto. Cuándo empezar.

Nuria es una de mis mejores clientas. Siempre se ha preocupado por cuidar su cuerpo. Por eso vino a consulta antes incluso de tener algún problema. Esto es lo ideal, no me cansaré de repetirlo “mejor prevenir que curar”.

Pero me sorprendió cuando una semana después de su primera hija me llamó para hacerme una pregunta. 

La misma pregunta que me han hecho cientos de madres a lo largo del desempeño de mi profesión como fisioterapeuta especializada en suelo pélvico. La misma pregunta que tú te has hecho hoy para llegar aquí, a este artículo.

¿Cuándo puedo empezar a hacer ejercicio después del parto?

Sin importar si la reciente madre es deportista o ha llevado una vida mayoritariamente sedentaria hasta la fecha un gran volumen de mujeres se hace las mismas preguntas: 

¿Cuánto tardará mi cuerpo en volver a la normalidad después del parto?

¿Cuánto ejercicio tengo que hacer después de dar a luz?

¿La actividad física me ayudará a recuperarme antes?

¿Cuándo empezar a ejercitarme después del parto?

Sigue leyendo porque en este artículo te respondo a todas estas preguntas y más  basada en las condiciones de la mujer promedio. 

Cambios en tu cuerpo y actividad física en el postparto

Antes que nada quiero que comprendas los cambios que se han producido en tu cuerpo.

¿Por qué?

Porque los cambios físicos son los más visibles en primera instancia y lo que nos suele preocupar a las mujeres. Por eso queremos quitarnos esos kilos de más, la flacidez o celulitis cuanto antes.

Pero, calma.

Esos kilos ganados son necesarios para el crecimiento de tu bebé. Muchas veces no son más que exceso de fluidos que el cuerpo almacena para facilitar la circulación del bebé, formación de la placenta o como parte del líquido amniótico, el cuál protege a tu bebé dentro de tu vientre.

Más tarde esa ganancia de peso también se deriva a la producción de leche para sustentar a tu pequeño. Para devolver la figura a tu cuerpo la lactancia materna es tu gran aliada.

Por eso, no tengas prisa por recuperar tu cuerpo hasta pasadas unas semanas, incluso meses. Céntrate en lo realmente importante como crear el vínculo con el bebé y establecer el agarre en la lactancia.

Por supuesto que tienes que retomar la actividad física poco a poco. ¿Cómo hacerlo? Te lo cuento a continuación.

Cuándo y cómo retomar la actividad física

Como te decía anteriormente, dedica las primeras 3 ó 4 semanas (a veces se pueden extender a 6-8 semanas depende del estado de la madre) al reposo. Obsérvate e identifica si existe inestabilidad en tu pubis, pelvis o isquiones. Si es así, tómatelo con calma.

Pasa estas semanas mayormente tumbada, cambiando periódicamente de posición, o sentada adecuadamente. Puedes caminar pero no fuerces. Dentro de casa o a tomar un poco el aire. Ni siquiera te recomiendo darte un paseíto.

Quizás pienses que estoy exagerando pero cuando una mujer vuelve a la “normalidad” demasiado rápido pueden surgir graves complicaciones como infecciones de pecho, sangrado excesivo o depresión postparto. No te quiero asustar pero, por favor, tenlo en cuenta. 

Después de esas primeras semanas, lo que sea necesario para ti, puedes hacer tus primeros ejercicios en la pelota, respiraciones o ejercicios de Kegel. En muchas ocasiones esto s epuede hacer desde el principio sin problema.  Ejercicios muy suaves al principio. Puedes ver el vídeo dónde te explico cómo aquí (https://youtu.be/NlXmk7GiuJI).

La mayoría de las mujeres se sienten recuperadas después de 6 u 8 semanas pero si este no es tu caso vete a tu ritmo. Es importante que escuches a tu cuerpo antes que hacer lo que está bien para la mayoría.

En este momento puedes empezar a realizar actividad física moderada como:

  • Montar en bicicleta, si no hay patología del pudendo ni dolor al ir en el sillín.
  • Practicar elíptica.
  • Salir a caminar.
  • Nadar.
  • Ejercicio aeróbico de bajo impacto
  • Entrenamiento ligero con pesas
  • Patinar o esquiar.

Ahora… la pregunta del millón…. ¿Qué es lo que no puedo hacer? 

Ejercicios prohibidos en el postparto

Tan importante es lo que puedes hacer como lo que no para evitar riesgos indeseados y efectos contraproducentes en tu suelo pélvico y recuperación de abdomen.

Te lo contaba en el artículo anterior sobre abdominales en el embarazo (https://arantxasaldise.com/abdominales-en-el-embarazo-o-como-evitar-la-separacion-abdominal-estando-embarazada/) y es algo que quiero que también tengas muy en cuenta en tu postparto:

PROHIBIDAS las abdominales clásicas. 

Quizás existan mujeres que por su complexión física puedan permitirse este tipo de ejercicios pero para el resto PROHIBIDO abdominales que impliquen levantar piernas o tronco. 

Tampoco te recomiendo que hagas ningún ejercicio de alto impacto como correr, saltar, jugar al baloncesto, al voleibol o al pádel. Por poner unos cuántos ejemplos.

Y, ¿por cuánto tiempo  no podrás volver a tus actividades deportivas habituales?

Pues depende. Es tan único y personal como lo distintas que somos entre nosotras. 

La mejor manera de estar segura que ha llegado tu momento y qué actividades son las recomendadas en cada caso es asistir a una consulta en tu clínica de fisioterapia especializada de confianza para que te hagan una valoración.

Si estás cerca de Alcalá de Henares puedes reservar tu cita conmigo o con mi equipo aquí (https://arantxasaldise.com/clinica-fisioterapia-y-podologia-3/   quizás derivarlos a la llamada directamente). Estaremos encantadas de ayudarte.

Recuerda: cuando hablamos de recuperación postparto no nos referimos a hacer deporte intenso sino a realizar actividad física enfocada a recuperar tu abdomen y suelo pélvico a parte de tonificación general y mejora aeróbica.

Tómatelo con calma, disfruta de tu bebé y busca ayuda. Es el momento de que te cuiden.

ARANTXA SALDISE

ARANTXA SALDISE

Mujer, madre, emprendedora, fisioterapeuta, conferenciante, formadora, apasionada del deporte y de disfrutar la vida. Me encanta poder ayudar a otras mujeres a reencontrarse con su cuerpo en cualquier etapa de su vida ¿Te gustaría recuperar tu cuerpo y volver a ser tu misma? Escríbeme, yo te ayudo.

Abdominales en el embarazo o cómo evitar la separación abdominal estando embarazada

Abdominales en el embarazo o cómo evitar la separación abdominal estando embarazada

Si estás embarazada es muy probable que te hayas hecho alguna de estas preguntas:

¿Qué les pasa a los abdominales durante el embarazo? ¿Son los ejercicios abdominales perjudiciales para una embarazada? 

Pero por el otro lado: ¿es mejor tener abdominales fuertes durante el embarazo para favorecer el parto? 

Y entonces, ¿cuándo debo parar de hacer abdominales durante el embarazo?

Sigue leyendo para descubrir por qué sí que debes hacer ejercicios abdominales durante tu embarazo pero conociendo cuáles son adecuados y cuáles no.

Qué pasa con los abdominales en el embarazo

Vamos a pensar qué pasa en tu cuerpo cuando estás embarazada. 

Lo más obvio es que tu útero crece, ya que es aquí dónde se desarrolla tu bebé que cada día se hace un poquito más grande. 

Los  músculos abdominales se encuentran por encima del útero y cómo consecuencia de su continuo crecimiento,  los abdominales se estiran y distienden. 

Si estos músculos abdominales no  tienen el tono adecuado su estiramiento será excesivo y aunque la diástasis es fisiológica en el embarazo (en todas las mujeres los rectos se separan) será más fácil que esa distensión sea mayor y los músculos no vuelvan a la normalidad en el postparto

 ¿Qué es la diástasis abdominal? 

La diástasis abdominal no es más que una separación de los músculos abdominales, en concreto de los rectos del abdomen. Si estos músculos se separan demasiado pueden aparecer complicaciones como dolores de espalda, estreñimiento, pérdidas de orina e incluso dificultar el parto.

Si quieres saber cómo identificarla te recomiendo ver este vídeo  o adquirir mi curso online de Embarazo en Movimiento donde te cuento en detalle cómo y cuáles ejercicios realizar en el embarazo, tanto para tu abdomen como para prevenir problemas de suelo pélvico y favorecer tu parto. 

No pienses que esto no te puede pasar a ti porque lo cierto es que afecta a más de un 60% de las mujeres en el tercer trimestre de su embarazo

Ahora ya sabes por qué es importante que cuides tus abdominales durante toda la gestación. Pero, y es que siempre hay un pero, tienes qué saber qué ejercicios son adecuados para cada trimestre y cómo realizarlos.

¿Se puede hacer todo tipo de abdominales en el embarazo?

La respuesta, y te lo digo desde ya, es no.

Pero esto no solo es un consejo para ejercicios abdominales. Es para cualquier tipo de ejercicio.

Estás embarazada. Tu cuerpo ha cambiado y pueden haber surgido condiciones nuevas que te afecten como preeclampsia , problemas cervicales o sangrado vaginal. A esto puedes sumarle cualquier diagnóstico previo. Por eso, antes de hacer ejercicio consulta a tu médico de cabecera u obstetra.

Una vez consciente de tu estado actual ahora ya sabes qué no puedes hacer. 

Pero, ojo, salvo casos aislados es muy beneficioso hacer actividad física durante el embarazo para mantenerse en forma y sana en el embarazo, así como preparada físicamente para el parto, porque cuando hablas con mujeres que han vivido algún parto natural todas coinciden en que es como hacer una maratón (yo añadiría maratón de montaña)

¿Qué ejercicios abdominales conllevan riesgo para el embarazo?

Evita a toda costa los que sean tumbada boca arriba e incluyan subir la cabeza y/o colocar las piernas en diagonal. 

Los giros de torso y crunchs también están prohibidos. No se trata de aplastar a tu futuro bebé sino de dejarle espacio para que se desarrolle. ¡¡Elonga!!

Y te digo más: acostúmbrate a levantarte de la cama girándote de lado y ayudándote de los brazos para enderezarte. No te incorpores tirando de tus abdominales.

Si estás pensando que esto significa que no hay manera de hacer ejercicio abdominal con esta regla, te equivocas. Ejercitar el abdomen es más fácil de lo que piensas. Sigue leyendo.

Abdominales permitidos en el embarazo + 3 ejercicios para el core

¿Conoces los abdominales de pie?

Pues si no era así hoy los vas a conocer. Te van a encantar y sorprender por partes iguales.

Y, un consejo, no los menosprecies. Más de una mamá ha amanecido al día siguiente con agujetas en los costados.

Antes de ponernos a ello (porque sí, vas a hacer tus ejercicios en unos párrafos) te voy a explicar rápidamente en qué se basan estos ejercicios.

Los abdominales de pie se enfocan en movimientos seguros para tonificar el área de sujeción de tu bebé y los órganos internos (tu abdomen).

La postura siempre es importante para lograr los resultados deseados. Elonga constantemente  y ejercita tu core mediante movimientos rítmicos con los brazos. 

Ahora te invito a que veas este vídeo dónde haremos juntas 3 ejercicios muy fáciles, seguros y que te ayudarán a tener unos abdominales tonificados y evitar la diástasis.

Aquí te dejo un último consejo: si haciendo los ejercicios anteriores sacas el abdomen hacia afuera y sientes que algo en tu vagina desciende te recomiendo ver el artículo del blog inversión del orden perineal 

Un abrazo,

Arantxa.

ARANTXA SALDISE

ARANTXA SALDISE

Mujer, madre, emprendedora, fisioterapeuta, conferenciante, formadora, apasionada del deporte y de disfrutar la vida. Me encanta poder ayudar a otras mujeres a reencontrarse con su cuerpo en cualquier etapa de su vida ¿Te gustaría recuperar tu cuerpo y volver a ser tu misma? Escríbeme, yo te ayudo.

Cómo hacer hipopresivos: 10 posturas para trabajar tu abdomen

Cómo hacer hipopresivos: 10 posturas para trabajar tu abdomen

Por fin ha llegado al blog uno de los temas más demandados: los hipopresivos. Y en concreto quiero hablarte sobre la postura o posturas que puedes utilizar para realizar este ejercicio. Como soy consciente de que, por la variedad de medios de los que disponemos discurren varios mitos y realidades, te sientes confundida e insegura de si lo que estás haciendo está bien o mal. Y lo cierto es que es muy muy importante que realices los hipopresivos de forma correcta para obtener los resultados y beneficios deseados.

Para que puedas entender la importancia de la postura en los hipopresivos vamos a empezar por el principio.

¿Qué son y para qué sirven los hipopresivos?

Los hipopresivos son un conjunto de ejercicios posturales que combinados con la respiración en apnea contraen y relajan involuntariamente el abdomen.

Por eso son tan conocidos como técnica efectiva para tonificar los músculos abdominales, eliminar barriga y disminuir cintura.

Pero no te quedes solo con esto porque sus beneficios van mucho más allá. Nosotros en clínica recomendamos los hipopresivos como técnica de prevención de disfunciones del suelo pélvico, como prolapsos e incontinencia urinaria.

Además, los ejercicios hipopresivos:

  • Previenen disfunciones a nivel hormonal.
  • Mejoran la digestión y el retorno venoso inferior
  • Intensifican la calidad del sueño
  • Aumentan la líbido.

Como puedes comprobar la gimnasia hipopresiva es muy aconsejada a excepción de dos casos muy concretos. Está desaconsejada si sufres de hipertensión arterial o  si estás embarazada. 

Y, por supuesto, tienes que hacerlos adecuadamente. Esto es muy importante para que el ejercicio sea efectivo y evitar posibles lesiones. 

¿Cómo hacer hipopresivos de forma correcta?

Si hay algo con lo que te tengas que quedar de este artículo que sea esto: los ejercicios hipopresivos basan toda su efectividad en una correcta postura y respiración.

Si realizas las posturas hipopresivas de una forma descontrolada e inconsciente puedes llegar a hacerte daño o provocar otras patologías indeseadas.

Por eso ten en cuenta estas dos variables:

POSTURA EN HIPOPRESIVOS

Sí, la postura en hipopresivos es imprescindible cuidarla. Pero, ¿existe una sola postura? Mi respuesta es no. Hay varias. Y, de hecho, te recomiendo variar de postura para que el ejercicio sea más ameno. 

Una sesión de hipopresivos se compone de 10 ejercicios. Puedes utilizar y combinar posturas en cada sesión.

En este apartado te voy a explicar la postura de hipopresivos de pie pero te recomiendo que veas los vídeos que incluyo al final de este artículo para realizarlos correctamente. 

Posición hipopresivos de pie:

– Pies paralelos y alineados al frente.

– Rodillas flexionadas y desbloqueadas.

– Pelvis neutra.

– Centro de gravedad hacia adelante.

– Cuello elongado.

– Rotación interna de hombros.

– Codos a 90º y ligeramente adelantados.

RESPIRACIÓN EN HIPOPRESIVOS O APNEA

Y aquí viene la segunda parte, la respiración. El ejercicio se realiza en apnea, en este caso, espiratoria. 

Colócate en la postura descrita en el apartado anterior, inspira y espira. Esta espiración puede ser en modo soplo por pajita o echando el vaho.

Ahora, entrando en apnea (deteniendo la respiración) y cuidando la postura comienza el ejercicio:  abre costillas, mete abdomen, activa el core (ombligo hacia arriba) (esta parte debería ocurrir sóla pero por si no ocurre es necesario actives tu abdomen) y realiza una ligera tracción desde los hombros como si empujases con los codos fuera. Repite esto 2 veces más. 

Mira este vídeo para ver una explicación detallada de la postura y respiración.

Ahora que ya sabes cómo realizar un hipopresivo te preguntarás cuándo y dónde realizar este ejercicio. A continuación te doy unas pequeñas pautas.

¿Dónde puedes practicar las posturas de hipopresivos?

Puedes practicar los ejercicios en casa , el gimnasio o, incluso en un lugar al aire libre. Lo más importante es que practiques este ejercicio consciente de la postura y respiración y que seas constante.

Sabiendo que un ejercicio se compone de 3 apneas de entre 20 y 30 segundos y que una sesión de hipopresivos consta de 10 ejercicios necesitarás unos 20 minutos al día para realizar esta actividad.

Para que te sea más fácil de encontrar el lugar adecuado y te sea más entretenido te recomiendo cambiar de postura entre ejercicio.

A continuación puedes ver varios ejemplos en vídeo con diversas posturas de hipopresivos que harán más fácil tu rutina.

10 posturas para practicar hipopresivos

Aquí tienes una lista de 10 posturas de hipopresivos. Te aconsejo ver cada uno de los vídeos y efectuar cada ejercicio después de visualizarlo.

Postura hipopresivos de pie:

Postura hipopresivos a cuatro patas:

Postura hipopresivos sentada:

Postura hipopresivos tumbada:

Si estás comenzando cualquiera de las posturas tumbada o sentada sobre los talones es perfecta para ti. Resultan más simples que las posiciones de pie porque no tendrás que tener en cuenta la gravedad a la hora de realizar el ejercicio.

De todas maneras, mi consejo es que pruebes todas y elabores una rutina combinandolas teniendo en cuenta las que más disfrutas. 

Te animo a que me escribas por Instagram y me cuentes cuál es la postura que más te ha gustado y cuál crees que puede ser una rutina de hipopresivos adecuada para tu caso concreto.

ARANTXA SALDISE

ARANTXA SALDISE

Mujer, madre, emprendedora, fisioterapeuta, conferenciante, formadora, apasionada del deporte y de disfrutar la vida. Me encanta poder ayudar a otras mujeres a reencontrarse con su cuerpo en cualquier etapa de su vida ¿Te gustaría recuperar tu cuerpo y volver a ser tu misma? Escríbeme, yo te ayudo.

Hipopilates ¿El ejercicio ideal para tu salud?

Hipopilates ¿El ejercicio ideal para tu salud?

Si estás buscando videos o clases de hipopilates en Barcelona, Madrid o cualquiera que sea tu ciudad o se te ha pasado por la cabeza practicar esta nueva técnica tienes que leer este artículo primero. En él vas a entender qué es realmente el hipopilates, cómo nació  y cuál es mi recomendación como fisioterapeuta especializada en suelo pélvico a la hora de llevarlo a la práctica.

¿Qué es el hipopilates?

El hipopilates es una tendencia bastante novedosa  dónde las técnicas de Gimnasia Abdominal Hipopresiva se combinan con el método Pilates. 

Hace unos años hubo un gran interés y demanda de las mujeres preocupadas por su salud por este tipo de gimnasia abdominal hipopresiva, más comúnmente conocida con el nombre de hipopresivos. Los gimnasios y centros de pilates no queriendo quedarse atrás con esta nueva técnica tan positiva para la salud, tanto femenina como masculina, decidieron fusionarla con el método pilates y así fue como nació el hipopilates.

¿Qué tienen en común los hipopresivos y el pilates?

Para comprender las similitudes entre ambas técnicas vamos primero a comprender qué es cada una de ellas.

HIPOPILATES Y PILATES

El método Pilates es un ejercicio de bajo impacto cuyo fin es el reforzar la musculatura al mismo tiempo que mejora la postura y la flexibilidad. Su nombre le viene dado por su creador, Joseph Pilates quién desarrollo los ejercicios en los años  20. Este método ha sido ampliamente recomendado para la rehabilitación y recuperación de musculatura en ciertas zonas del cuerpo y está especialmente indicado para individuos con dolores de espalda.

HIPOPILATES E HIPOPRESIVOS

Los ejercicios hipopresivos son una técnica creada para activar las fibras del suelo pélvico de forma involuntaria. Trabajan los músculos abdominales oblicuo y transverso. Con solo 20 minutos al día notarás una reducción de cintura y es posible que mejoren los síntomas de incontinencia urinaria. La respiración es especialmente importante para respetar la eficacia de esta actividad, relajando la tensión física en el área abdominal. Esta técnica es relativamente nueva y fue creada en 1980 por el Dr. Marcel Caufriez para prevenir complicaciones del suelo pélvico (como prolapsos e incontinencia urinaria) y mejorar la recuperación de las mujeres  en el postparto.

Como puedes observar ambos comparten un mismo objetivo común: la recuperación del cuerpo a través de la conciencia a través de la alineación del cuerpo, la respiración y la postura. Pero también existen ciertas discordancias entre ellos. Sigue leyendo, en el siguiente apartado te cuento porque la combinación es incoherente.

¿Por qué el hipopilates no es recomendable para las mujeres?

Aunque ya te he comentado en el apartado anterior que los hipopresivos y el pilates tienen sus cosillas en común en general son dos métodos totalmente diferentes, dos técnicas bien diferenciadas entre sí.

Algunos de los ejemplos son los siguientes. 

Comparación de conceptos básicos:

1.- El pilates se basa en la tonificación del cuerpo en general y los hipopresivos se centran en una parte muy concreta, la musculatura del abdomen y del suelo pélvico.

2.- En pilates la activación del transverso es activa y en los hipopresivos  se supone que toda la faja, incluído el transverso se activa de forma inconsciente por sinergias de otros músculos (0:56 videos de hipopresivos). Aunque es muy posible que al principio tengas que hacer esa activación consciente (voluntaria) hasta que se genere una rutina inconsciente (automática)

3.- Para confirmar la eficacia de los hipopresivos, como ya te comentaba en el apartado anterior, es básico trabajar con la respiración, que en este caso hace que los ejercicios se realicen en apnea. El Método Pilates no tiene cuenta estos requerimientos, usa la respiración pero no es necesaria ninguna apnea.

4.- Para realizar los hipopresivos tiene que existir una apertura costal mientras que en pilates muchas veces la indicación es “cierra las costillas”. Indicación que cada vez va más en desuso (ya te hablaré de ello también)

Después de leer esto, probablemente te estarás preguntando si el hipopilates es efectivo y saludable. No tengo evidencias científicas pero desde la experiencia y mi amplio conocimiento en la materia te comparto a continuación mi punto de vista.

¿Qué actividad física es entonces la mejor en tu caso?

Mi recomendación como profesional es que no mezcles ambas técnicas. Es cierto que algunas profesionales distribuyen media clase con hipopresivos y la otra media de pilates y no existe fusión entre ambas. Esto no me preocupa tanto pero aun así te recomendaría que escogieras entre unas de las dos. 

Fíjate en tu caso concreto y tus necesidades. Apóyate siempre de un experto para realizar los ejercicios, para que estos sean efectivos y no contraproducentes.

Visita mi canal de Youtube para aprender más sobre hipopresivos, ejercicios y técnicas saludables para mantener en buen estado tu suelo pélvico y abdomen.

ARANTXA SALDISE

ARANTXA SALDISE

Mujer, madre, emprendedora, fisioterapeuta, conferenciante, formadora, apasionada del deporte y de disfrutar la vida. Me encanta poder ayudar a otras mujeres a reencontrarse con su cuerpo en cualquier etapa de su vida ¿Te gustaría recuperar tu cuerpo y volver a ser tu misma? Escríbeme, yo te ayudo.

Qué es la vagina abierta o Síndrome de relajación vaginal. Tratamientos

Qué es la vagina abierta o Síndrome de relajación vaginal. Tratamientos

“La salud de la mujer es su mayor riqueza” – Harriet Beecher Stowe

¿Qué es la vagina abierta o síndrome de relajación vaginal?

La vagina abierta se manifiesta como una pérdida de elasticidad y tono del conducto vaginal y un aumento de tamaño de la misma.

Puede parecer que esto carece de riesgo pero lo cierto es que puede ser un indicador prematuro de patologías más inquietantes además de incomodidades en el día a día.

Señales de tener vagina abierta.

La causa número uno de la denominada vagina abierta o amplia es el parto vaginal.

Tras el parto tu vagina no recuperará su aspecto y elasticidad original pero sí podemos trabajar en el tono de los músculos. Por eso es muy importante que asistas a chequeos tras el nacimiento de tu bebé. Tu conducto vaginal debería volver a su diámetro natural en los primeros dos meses después de dar a luz.

Un síntoma infalible para reconocer la vagina abierta es identificar si sale líquido o gas de nuestra vagina después de realizar ciertas actividades:

  • Después de un baño caliente sale agua de tu vagina. El agua caliente hace que tu vagina se dilate. Si esta está abierta lo más probable es que el agua se introduzca en el conducto y se aloje allí hasta que tras un determinado tiempo salga mojando tu ropa inferior.
  • Tras realizar actividad física en el agua. Ciertos estilos de natación son más favorables que otros para que tu vagina se dilate. Estos suelen ser los que requieren un mayor esfuerzo focalizado en esta parte de tu cuerpo. Al igual que en el caso anterior el agua se aloja en tu interior y sale sin aviso en el momento menos esperado.
  • Durante las relaciones sexuales el aire penetra en tu vagina y sale como “pedo vaginal”. En este caso puede haber ciertos movimientos más enérgicos o posturas que lo propicien pero si es algo común será otra señal de que tu vagina no se encuentra en el mejor estado.

Una fantástica manera de comprobar el buen estado de tu vagina es prestar atención a tus relaciones sexuales. ¿Tu sensibilidad durante las relaciones ha disminuido? ¿Tu pareja no siente estrechez en el conducto vaginal? Si es así es hora de que te hagas un autochequeo (si es que a estas alturas todavía no lo has realizado).

Autoexploración. Cómo saber si tengo la vagina abierta.

La forma más fácil de identificar una vagina abierta y comprobar el estado de la misma es haciéndote un autochequeo periódico. Colócate de cara a un espejo, observa y toca el estado de tu vagina.

En este vídeo “Vagina abierta” de mi canal de vídeo de youtube te explico brevemente cómo hacerlo. Si quieres más información sobre cómo detectar esta y otras anomalías y saber identificar el estado o grado aproximado de las mismas tienes disponible en mi web el Bundle de Autochequeo pélvico y abdominal. Un imprescindible para conocer tu salud pélvica.

Consecuencias vagina abierta

Te estarás preguntando, ¿qué pasa si tengo vagina abierta? ¿Es peligroso? ¿Qué puede indicar una vagina amplia?

Como has podido comprobar la vagina abierta es la causa de incómodos accidentes como los molestos escapes de agua y aire.

También una vagina no tonificada disminuye significativamente el placer en las relaciones sexuales.

Por si fuera poco una vagina abierta puede ser la primera señal de un suelo pélvico en mal estado y el paso previo a la incontinencia urinaria y el descenso de los órganos pélvicos o prolapso.

Ahora ya sabes la importancia que tiene la salud de tu vagina y el observamiento consciente y periódico de la misma. Establece una cita de chequeo contigo misma y tu suelo pélvico mensualmente.

¿Qué pasa si después de leer este artículo descubres que tienes vagina abierta? A continuación te describo los tratamientos actuales que puedes hacer tanto por tu cuenta cómo con ayuda.

Tratamientos ¿qué puedo hacer si tengo vagina abierta?

En nuestra clínica en Alcalá de Henares tenemos la radiofrecuencia Indiba que junto con terapia manual y otras técnicas de fisioterapia estimulamos la producción de colágeno mejorando la elasticidad de la vagina y acelerando su mejora. Combinado con la electroneuroacupuntura que ayudará a ese cierre y tonificación vaginal, así como el uso de dispositivos vibratorios para casa, conseguiremos unos resultados maravillosos.

Además nuestras pacientes siguen una serie de ejercicios de rehabilitación para tonificar el suelo pélvico que realizan de forma continua y constante para mejorar el estado general de su suelo pélvico.

Si tu estado todavía no es grave pero observas en el espejo que tu vagina está más abierta de 1 cm la mejor manera de tonificar esa zona es pasando un vibrador por tu vulva estimulando de esta manera la zona y haciéndola trabajar. Este ejercicio placentero es altamente saludable y te recomiendo hacerlo todos los días si lo deseas.

Ahora que ya sabes qué es una vagina abierta, cómo identificarla y las soluciones existentes espero que cuides de tu vulva y le des tanta importancia como al resto de tu cuerpo.

ARANTXA SALDISE

ARANTXA SALDISE

Mujer, madre, emprendedora, fisioterapeuta, conferenciante, formadora, apasionada del deporte y de disfrutar la vida. Me encanta poder ayudar a otras mujeres a reencontrarse con su cuerpo en cualquier etapa de su vida ¿Te gustaría recuperar tu cuerpo y volver a ser tu misma? Escríbeme, yo te ayudo.

Inversión del Orden

Inversión del Orden

Te explico a qué me refiero cuando hablo de inversión del orden perineal

En este vídeo te explico a qué nos referimos cuando hablamos de la inversión del orden perineal

ARANTXA SALDISE

ARANTXA SALDISE

Mujer, madre, emprendedora, fisioterapeuta, conferenciante, formadora, apasionada del deporte y de disfrutar la vida. Me encanta poder ayudar a otras mujeres a reencontrarse con su cuerpo en cualquier etapa de su vida ¿Te gustaría recuperar tu cuerpo y volver a ser tu misma? Escríbeme, yo te ayudo.