fbpx
Seleccionar página
Entendiendo los prolapsos y por qué tienes que ir al fisio

Entendiendo los prolapsos y por qué tienes que ir al fisio

El cuerpo humano está formado por una serie de estructuras interconectadas y que guardan un equilibrio y relación entre ellas… Sin embargo, a veces esta estructura se desequilibra y empiezan los problemas. Uno de estos ejemplos son los prolapsos que afecta a un número significativo de mujeres en todo el mundo.

Entender qué es un prolapso y cómo puede impactar en la calidad de vida es esencial para gestionar esta condición de manera efectiva. En este artículo, como fisioterapeuta especializada en suelo pélvico y salud de la mujer, compartiré contigo información valiosa sobre los prolapsos, sus causas y, lo que es aún más importante, por qué la consulta con un fisioterapeuta puede marcar la diferencia en su recuperación y prevención.

¡Vamos allá!

¿Cuándo debo preocuparme por un prolapso?

Ayer.

Y es que cuanto antes mejor. Te recuerdo que existen 4 tipos de prolapsos:

Prolapsos de grado 1: los órganos han caído solo un poco.

Prolapsos de grado 2: los órganos ya han caído hasta casi la apertura de la vagina.

Prolapsos de grado 3: descienden hasta la entrada vaginal y la sobrepasan..

Prolapsos de grado 4: sobresale por fuera de la vagina.

Si te preocupas desde ya estarás previniendo la aparición de prolapsos. Si ya tienes algún grado, pueden mejorar los síntomas en casos leves y moderados (prolapso de primer a tercer grado) y evitar que los órganos se deslicen más hacia abajo o retrasar la cirugía un tiempo.

Y esto es importante, porque una vez los órganos descienden ya no vuelven a subir más ( a menos no muy significativamente). Y esto no es ninguna broma porque si alcanzas un grado 4 tendrás que enfrentarte a la cirugía, algo que podrías haber evitado muchísimo antes.

No hace falta que tengas síntomas como escapes de orina, dolores en las lumbares o al tener relaciones sexuales. Puedes tener un descenso de órganos y no tener ningún síntoma y esto, solo puedes descubrirlo haciéndote una auto-exploración (consulta el artículo del blog Cómo un POP puede cambiarte la vidadónde te explico cómo hacerlo) o visitando a una fisioterapeuta especializada en suelo pélvico.

En esa autoexploración puedes descubrir qué tan avanzado está el prolapso en este momento. Pero, ¿qué pasa si te incomoda ese prolapso porque ya está cerca de la entrada vaginal?

¿Puedo empujar el prolapso hacia dentro?

Ni se te ocurra.

Cuando el prolapso ya no es de grado leve y  se encuentra en la entrada de la vagina o incluso protruye de ella puede resultar molesto e incómodo. Incluso a veces puede obstaculizar el paso de la orina e impedir el vaciado.

Entonces puede que se te ocurra la maravillosa idea de que quizás puedas empujar ese molesto bulto hacia dónde crees que pueda ser su sitio.

En general lo ideal es que no lo hagas aunque hay tipos de prolapso. Por ejemplo, un rectocele (prolapso de recto), sería más fácil de empujarhacia dentro, pero no te recomendaría para nada toquetear un histerocele (prolapso de útero).

Además date cuenta que empujar el prolapso hacia dentro solo puede minimizar el disconfort temporalmente. Vas a necesitar algún tipo de tratamiento profesional sí o sí.

Lo que sí puedes hacer en casa si padeces un prolapso grado 3 es ejercitar tus músculos del suelo pélvico, beber mucha agua y comer alimentos ricos en fibra para evitar el estreñimiento, no empujar en el baño y evitar actividades de esfuerzo (levantar pesos, estornudos y toses).

Lo que sí tienes que hacer es asistir a una consulta con una profesional de suelo pélvico para que te dé su valoración y empieces un tratamiento eficaz. Y eso nos lleva a la siguiente pregunta:

¿Puede la fisio de suelo pélvico ayudar en un prolapso?

Definitivamente, sí.

De hecho, es al profesional al que debes de acudir si tienes un prolapso ya que  es muy posible que tu ginecólogo/a solo te ayude con ello cuando estés en un grado avanzado y casi seguro que solo lo tratará con cirugía.

En grados 1-2 de prolapsos tienes que acudir a una fisio que esté especializada en suelo pélvico. Incluso en grado 3-4 seguro podemos ayudarte con los síntomas.

Tu fisioterapeuta te hará un test para evaluar el riesgo, observará tu cuerpo en su conjunto, cómo se mueve y respira, realizará un examen vaginal y confeccionará tu tratamiento. Éste consistirá en una serie de ejercicios de los músculos del suelo pélvico, movimiento, diferentes técnicas manuales, el uso de radiofrecuencia como Indiba, mejora de la propiocepción, re-equilibrio del sistema ligamentoso y fascial, etcétera. De manera que consigas activar los músculos del suelo pélvico de la manera correcta para mejorar su tono, fuerza y ​​coordinación. Así como aprender a no aumentar la presión intraabdominal en los esfuerzos con un buen tratamiento del CALP (abdomen-lumbares y zona pélvica).

En algunos caso es posible que te recomienden pesarios de quita y pon. En casos más graves el ginecólogo  tratará a la paciente con pesarios fijos e incluso con cirugía si es necesario, perotranquila  siempre que acudas a tiempo puede haber muchas otras formas de solucionarlo.

En resumen los prolapsos o el descenso de órganos pélvicos deben ser tratados lo antes posible para obtener mejores resultados, mejorar el suelo pélvico y CALP y evitar el descenso de órganos.

Si necesitas una consulta presencial en Alcalá de Henares o Guadalajara puedes contactarme por whatsapp aquí.

Si prefieres empezar a trabajar tu abdomen y suelo pélvico por tu cuenta, te recomiendo alguno de mis cursos, como mi curso CAH con el paso a paso para realizar adecuadamente Abdominales Hipopresivos.Mi curso Abdomen AS para conseguir un abdomen funcional en 8 semanas. O mi curso Tu gym pélvico para ejercitar adecuadamente tu suelo pélvico y evitar problemas como los prolapsos y las pérdidas de orina.

ARANTXA SALDISE

ARANTXA SALDISE

Mujer, madre, emprendedora, fisioterapeuta, conferenciante, formadora, apasionada del deporte y de disfrutar la vida. Me encanta poder ayudar a otras mujeres a reencontrarse con su cuerpo en cualquier etapa de su vida ¿Te gustaría recuperar tu cuerpo y volver a ser tu misma? Escríbeme, yo te ayudo.

Fortalece el vínculo: Relación abdomen-suelo pélvico

Fortalece el vínculo: Relación abdomen-suelo pélvico

En nuestro aprendizaje sobre el suelo pélvico y nuestra salud íntima como mujeres no podemos olvidarnos de las relaciones que existen entre nuestro suelo pélvico y el resto del cuerpo. Una de las sinergias menos exploradas, pero igualmente crucial, es la que une el abdomen y el suelo pélvico.

¿Te habías imaginado alguna vez que el suelo pélvico estuviese tan relacionado con el abdomen?

Lo está y mejorar esa sinergia va a tener un impacto muy significativo en tu salud física.

En este artículo, vas a descubrir la importancia de esta conexión y cómo trabajarla para lograr bienestar y mejoras en tu suelo pélvico.

Qué es el suelo pélvico

No podemos hablar del vínculo abdomen/suelo pélvico sin tener claro qué es el suelo pélvico.

Así que antes de nada vamos a ver un pequeño repaso.

El suelo pélvico, también conocido como el «periné», es el conjunto de músculos, ligamentos, fascias  y tejido conectivo que forman una estructura en forma de red ubicada en la parte inferior de la cavidad pélvica.

Estos músculos desempeñan un papel fundamental en el soporte de los órganos pélvicos, incluyendo la vejiga, el útero y el recto.

Además, el suelo pélvico cumple un papel importante en el control de las funciones urinarias y fecales, así como en la función sexual.

Los músculos del suelo pélvico son responsables de mantener la integridad y la posición de los órganos internos, evitando que desciendan hacia abajo.

Es importante que puedas identificar tu suelo pélvico y detectar el estado del mismo. Si aún no has hecho este ejercicio mírate este artículo y si tu nivel de compromiso es mayor y quieres empezar a cuidar tu salud íntima y tu suelo pélvico puedes comprar el pack de “Autoexploración de tu Suelo Pélvico”.

Además si quieres empezar a fortalecer el suelo pélvico puedes empezar por este artículo con 3 ejercicios para hacer en casa.

Ahora que ya sabemos lo que es el suelo pélvico y su importancia vamos a añadir el abdomen a la conversación. Veremos cómo influye en esta preciosa máquina que es nuestro cuerpo.

 

Estabilidad abdominal y suelo pélvico

Los músculos abdominales y los músculos del suelo pélvico son grandes compañeros y trabajan juntos para un fin común. Pero, ¿cuál es ese fin?

Estos músculos trabajan en conjunto para brindar estabilidad a la columna lumbar y a la pelvis.

Anteriormente hemos hablado del suelo pélvico y qué partes lo componen.

Pero, ¿cuáles son los músculos abdominales?

Con el término músculos abdominales nos estamos refiriendo pricipalmente a el músculo transverso, los oblicuos y el recto abdominal.

Estos músculos son los responsables de mantener una postura adecuada (echa un ojo a la importancia de la postura en tu salud aquí ¡Es un básico!) y tener la fuerza necesaria para realizar actividades cotidianas de la vida diaria, desde levantar peso, pasando por ejercicio físico, hasta un simple estornudo.

 

¿Pueden unos músculos abdominales débiles causar dolor pélvico?

Sí, por supuesto.

Me explico.

Si estos músculos no tienen tono (los del abdomen o los del suelo pélvico; recuerda que trabajan en sinergia), el impacto pasa al suelo pélvico, el cuál sufrirá las consecuencias.

Antes de que te pongas como loca a practicar ejercicios abdominales como crunchs y otras burradas que pueden hacerte más daño que bien si tu técnica, postura o tono no son adecuados echa un vistazo a los ejercicios más aconsejados y respetuosos con el suelo pélvico aquí.

¿Puede el suelo pélvico débil aumentar la tripa? ¿Por qué es frecuente que sobresalga la parte inferior del vientre de las mujeres?

¿Están estas dos preguntas relacionadas?

Sí, pueden estarlo.

Un suelo pélvico débil y unos músculos abdominales débiles pueden causar esa protuberancia del vientre en la parte inferior (o superior)

Piensa que esa malla de músculos no está tersa. Se ha debilitado, distendido y ha empezado a ceder por el peso de los órganos, la mala postura y el propio peso corporal.

Incluso, puede ser aún más complejo que todo esto existiendo un desequilibrio entre unos músculos y otros.

Cada cuerpo es un mundo y cada uno reacciona diferente a diferentes circunstancias. De ahí la importancia de que si el problema ya es muy visible y está desarrollado, lo mejor es visitar a una fisioterapeuta especializada para que detecte la situación real y lo trate con las técnicas necesarias.

En este artículo te cuento cómo y cuándo debes buscar un profesional del sector de la salud de la mujer

 

Ejercicios abdominales para el suelo pélvico

La pregunta que tanto estabas esperando.

Arantxa, ¿qué ejercicios puedo hacer para mejorar la sinergia entre suelo pélvico y abdomen?

Te dejo a continuación algunas sugerencias de mi blog para que vayas realizando en casa desde YA:

3 ejercicios básicos para tu suelo

Abdominales para la mujer

Cómo hacer hipopresivos: 10 posturas para trabajar tu abdomen

El tronco de propiocepción o método 5p

Cómo utilizar el aro de pilates para tonificar los músculos abdominales

Y si quieres algo más guiado, con el paso a paso para hacerlo a tu ritmo desde la comodidad de tu casa estas son mis recomendaciones:

TU GYM PÉLVICO, un curso muy completo y éxito en ventas para poner tu suelo pélvico a tono.

Tienes también disponible mi curso de Abdominales Hipopresivos

¿A qué esperas? Escoge tu combo y pon esos dos amigos (abdomen y suelo pélvico) a tono. No más escapes de pis, no más distensión abdominal o tripa fuera y no más dolor.

ARANTXA SALDISE

ARANTXA SALDISE

Mujer, madre, emprendedora, fisioterapeuta, conferenciante, formadora, apasionada del deporte y de disfrutar la vida. Me encanta poder ayudar a otras mujeres a reencontrarse con su cuerpo en cualquier etapa de su vida ¿Te gustaría recuperar tu cuerpo y volver a ser tu misma? Escríbeme, yo te ayudo.

Vibraciones mágicas para tu suelo pélvico

Vibraciones mágicas para tu suelo pélvico

¿Son realmente mágicas las vibraciones para tu suelo pélvico?

En este artículo del blog lo vas a descubrir.

¡Vamos a ello!

¿Funcionan realmente los ejercicios del suelo pélvico?

A ver…

Vamos por partes porque… si te hablo de ejercicios para el suelo pélvico, ¿en qué piensas?

Seguramente pensarás en los Kegels, esas contracciones voluntarias de los músculos del suelo pélvico.

Primero te voy a decir que si no sabes hacer correctamente los ejercicios de kegels, estos no sirven para nada. Así que échale un vistazo al artículo dónde hablo sobre ello.

Segundo, quiero que te quede claro que los kegels no están recomendados para todos los tipos de disfunciones.

Y tercero, los Kegels no son los únicos, ni los mejores ejercicios para el suelo pélvico. También existen ejercicios para mejorar el CALP (complejo abdómino-lumbo-pélvico) como los abdominales respetuosos con el suelo pélvico (y cuidado, con estos porque si los haces mal también son contraproducentes) y los ejercicios con el tronco de propiocepción.

Teniendo todo esto en cuenta volvamos a la pregunta de “¿Funcionan realmente los ejercicios del suelo pélvico?” y la respuesta es sí,  mucho pero para cada caso hay una recomendación de ejercicios y es imprescindible hacerlos adecuadamente teniendo en cuenta la postura y la respiración.

Pero…

Hay algo mucho mejor para ejercitar el suelo pélvico que los ejercicios.

Sí.

De verdad te lo digo y encima no da tanta pereza hacerlos y eso es…

¡El sexo!

Lee todo el artículo sobre “Orgasmos y juguetes sexuales para tonificar tu suelo pélvico” aquí.

Si en tu caso no tienes pareja ni suerte en el amor o simplemente el sexo también te da pereza o no te apetece… ¡no te preocupes! Tengo otra alternativa para ti.

 

¿Funcionan realmente el uso de juguetes sexuales para el suelo pélvico?

Yo prefiero llamarlos dispositivos que mejoran tu salud  íntima pero es que además de mejorar y tonificar tu suelo pélvico también te dan placer.

A ver… no son mejor que el sexo (o sí, para gusto…) pero es una opción buenísima y muy recomendada por las especialistas de salud de la mujer como yo.

¿Por qué?

Porque las vibraciones en la zona son estimulantes y la llegada al orgasmo lleva consigo una contracción involuntaria de los músculos posiblemente mucho más efectiva que los kegels u otros ejercicios del suelo pélvico.

Además son excelentes para relajar tu suelo pélvico en caso de hipertonía o esos puntos de dolor o aumento de tensión muscular de tu suelo pélvico y por supuesto para mejorar el tono en esos suelos pélvicos más débiles e hipotónicos.

¿Qué dispositivo puedes utilizar?

Existen multitud de variedades en el mercado que puedes adquirir en sex shops físicos u online, tiendas de bienestar sexual y farmacias desde 45-50€ a 200€, de diferentes formas y tamaños.

Si quieres una de mis recomendaciones es el masajeador íntimo de Irisana, por menos de 50€ puedes obtener este vibrador con un diseño agradable, suave al tacto, de silicona médica, libre de BPA y FTalatos, por lo que es seguro su uso en contacto con la piel y mucosas. Lo que más me gusta de este dispositivo es su facilidad de uso y de limpieza, sus diferentes modos y que puede usarse tanto para estimulación externa como interna o hacer mayor hincapié en la zona del capuchón del clítoris. Ideal en casos de vagina abierta o hipotonía del suelo pélvico pero también válido para puntos de dolor o estimulación interna. Además es recargable. Puedes adquirirlo con un 5% de descuento usando el código ARANTXA5 en su tienda online aquí.

Y ahora que ya tienes la herramienta vamos a ver cómo puedes utilizarlo dependiendo de tu caso.

 

¿Cómo utilizar el vibrador dependiendo del estado de tu suelo pélvico?

Llegadas a este punto mi obligación como profesional es que visites presencialmente a una fisioterapeuta cualificada y especializada en suelo pélvico pero si en estos momentos no puedes permitirtelo por lo menos te animo a que identifiques tu suelo pélvico y hagas una autoevaluación del mismo

Si descubres que sufres de hipotonía, esto es, un suelo pélvico débil o una vagina abierta o distendida, puedes usar el vibrador tanto por fuera como dentro de la vagina de modo discontinuo. Empieza estimulando toda la zona externa, alrededor de tu vulva, parando si quieres en las zonas donde sientas más placer.

Continúa por la entrada a la vagina o incluso el interior, centrándote en las paredes de la vagina más hipotónicas (“blanditas”).

Recuerda que buscamos despertar estos músculos y tejido aumentando el flujo sanguíneo y causando contracciones involuntarias de los músculos vaginales.

Si tienes un suelo pélvico débil puede que tengas problemas como pérdidas de orina, vagina abierta o distendida (entra aire y/o agua, por lo que suena o sale el agua tras un baño) y que no te sea fácil tener orgasmos.

Si por el contrario, descubres que tienes hipertonía, para que me entiendas sería tener los músculos de la vagina tensos o contracturados y suele haber dolor a la palpación o penetración. Entonces cambiaremos la estrategia.

Un suelo pélvico hipertónico puede causar dolor en las relaciones y también pérdidas de orina.

En este caso lo que buscamos es relajar el tono del suelo pélvico. Por lo tanto tendremos que usar la vibración con menos potencia y de modo contínuo. Puedes empezar por la zona externa para relajarte, tomarte tu tiempo en la entrada vaginal y cuando puedas introducirlo dentro y pararte en cada zona o punto de tensión/molestia o dolor, siempre y cuando sea tolerable.

Espero que este artículo te haya ayudado. Recuerda hacerte con tu masajeador íntimo. Ya sea mi recomendación, el masajeador de Irisana con un 5% de descuento con el código ARANTXA5 aquí. O con alguna otra de mis recomendaciones que puedes ver aquí. Y por supuesto empezar a usarlo de forma regular.

ARANTXA SALDISE

ARANTXA SALDISE

Mujer, madre, emprendedora, fisioterapeuta, conferenciante, formadora, apasionada del deporte y de disfrutar la vida. Me encanta poder ayudar a otras mujeres a reencontrarse con su cuerpo en cualquier etapa de su vida ¿Te gustaría recuperar tu cuerpo y volver a ser tu misma? Escríbeme, yo te ayudo.

Cistitis. ¿Tienes el suelo pélvico preparado para este verano?

Cistitis. ¿Tienes el suelo pélvico preparado para este verano?

Se acerca el verano y tienes que estar lista para los cambios que vienen con él.

 Llevamos todo el año trabajando nuestro suelo pélvico ya sea informándote gracias al blog (https://arantxasaldise.com/blog/), trabajando mediante los ejercicios que puedes ver en mi canal de youtube o implementando los conocimientos que te comparto en mis cursos. 

Pero el verano es especial. Las temperaturas aumentan y empieza a aparecer, con más frecuencia si cabe, la detestada cistitis.

 Ya sabes, el pasarte el día metida en el baño mientras los demás disfrutan de las vacaciones. Por no hablar de esos terribles síntomas asociados.

 En este artículo vamos a aprender un poco más sobre la cistitis y otras enfermedades del tracto urinario, por qué afectan sobre todo a las mujeres y qué podemos hacer para evitarlo y remediarlo.

¿Puede el verano causar enfermedades del tracto urinario?

 Esto es un sin vivir. Por si no fuera poco con los problemas que las mujeres podemos tener de salud íntima en verano se incrementa el riesgo de sufrir una UTI o enfermedad del tracto urinario.

 Y, ¿qué es el tracto urinario?

 El tracto urinario o sistema urinario son todos los órganos que se encargan de crear la orina y eliminarla del cuerpo.

 El sistema urinario se compone de dos zonas: zona alta y zona baja.

 La zona alta incluye los riñones y los uréteres.

 La zona baja incluye la vejiga y la uretra.       

 Existe un riesgo de infección por bacterias de toda esta zona ya que las bacterias proliferan en lugares con temperaturas y humedad elevadas, nuestro tracto urinario, por ejemplo.

 En verano pueden darse varias casuísticas entre ellas que existe un crecimiento natural de las bacterias en nuestro entorno, por lo tanto están más presentes y tenemos una mayor probabilidad de ser infectados por ellas.

Otra situación es que nos bañamos más y fuera de casa (piscinas, ríos, lagos, mar…) y si no se seca bien la zona íntima permanece húmeda por más tiempo invitando a las bacterias a entrar por el tracto e instalarse en la vejiga causando una inflamación de la misma.

 Además en verano debido al calor nuestro cuerpo puede consumir más líquidos de lo normal y causar deshidratación. Con lo cuál sentimos menos ganas de orinar. El problema de visitar menos el baño es que las bacterias se eliminan así. Entonces es importante beber mucho líquido para orinar y así deshacernos de las indeseadas bacterias.

 Ahora te estarás preguntando… “pero Arantxa, si yo tengo cistitis todo el año, entonces ¿cuál es mi problema?”

 Como te decía en verano aumenta la incidencia pero existen muchos otros motivos por los que puedes sufrir esta enfermedad.

 

¿Cuál es la mayor causa de cistitis en las mujeres?

 La mayor causa de cistitis en mujeres es la entrada de bacterias en nuestro tracto urinario pero ¿por qué?

 En el apartado anterior hemos visto que en verano aumenta su incidencia debido al incremento de humedad y temperatura pero no siempre una cistitis comienza debido a esto. 

  • Hipotermia: Por el contrario una cistitis puede ser provocada por hipotermia. Seguro que tu madre o abuela siempre te decían cosas como “No te sientes en eso que está muy frío” o “Ponte un pantalón más largo”. A veces simplemente era para protegerte del riesgo de contraer cistitis por esta razón. Cuando estás en contacto con algo frío, si tu inmunidad no es la adecuada, puede favorecer la entrada de bacterias que producen la cistitis. Así de simple.
  • El estrés: la enfermedad estrella de nuestro tiempo también puede afectar a la intensidad de la cistitis. Técnicamente el estrés no provoca la inflamación pero sí que la empeora. Y, ¿cuál es una de las maneras de reducir el estrés? Practicar ejercicio que libera hormonas beneficiosas para tu estado anímico y aprender técnicas de respiración. Si quieres unir ambos y cuidar de tu suelo pélvico te recomiendo que practiques estos 3 ejercicios que puedes hacer desde casa

Después de conocer el por qué aparecen las cistitis y qué puede estar empeorando estos síntomas te estarás preguntando qué es lo que puedes hacer al respecto.

 Vamos a verlo.

¿Cómo calmar una vejiga inflamada?

 Lo primero que tendrás que hacer es visitar a tu médico que probablemente te recetará antibióticos y en pocos días se eliminarán las bacterias de tu cuerpo pero existen otras opciones que pueden mejorar tu estado o los dolores y sobre todo usarlas como prevención.

 Siempre, siempre, siempre en el caso de cistitis tu mejor aliada va a ser el agua. Recuerda que las bacterias van a salir por donde entraron y por eso tienes que hacer pis. Para que la cantidad de líquido sea mayor y pueda arrastrar las bacterias fuera de tu cuerpo tienes que ingerir suficiente agua y otros líquidos (saludables por favor, nada de alcohol).

 Si quieres mi recomendación los arándanos rojos tienen propiedades beneficiosas que te ayudarán a combatir la cistitis. Puedes tomarlo en zumo o al natural aunque para ingerir una cantidad más significativa puedes optar por píldoras preparadas disponibles en herbolarios y farmacias. Es un remedio más natural que los antibióticos y, a veces, igual de efectivo. Aquí te dejo una muy buena opción que yo misma tomo.

 Realizar ejercicios de kegel controlando bien la respiración, así como utilizar sacos de calor en la parte afectada pueden mejorar algo los síntomas.

No se te ocurra en ningún momento aguantarte el pis ni por un segundo. Ya sé que es un rollo tener que visitar el baño constantemente pero la mejor opción para mejorar esta situación ya te la he dicho: beber mucha agua. Cuanto más expulses antes te librarás de ese incordio.

Evita también ingerir líquidos o alimentos perjudiciales que te deshidraten o empeoren la irritación. Fuera alcohol, cafeína, azúcares y elementos picantes.

Si tiendes a las cistitis de repetición las recomendaciones que yo misma uso son cuando me pasa, cuando tengo algún síntoma ligero o incluso como prevención son: 

  • Unas gotitas de extracto puro de pomelo en infusiones de gayuba.
  • Como prevención las caps Hidro son maravillosas, lo ideal sería tomarlas por 3 meses pero te animo a que pruebes 1 mes a menos y luego decidas tú. Te dejo el enlace directo para que les eches un ojo aquí.
  • Y para terminar, secar bien la zona es fundamental. Lo suyo es no estar mucho rato con ropa mojada o húmeda, por lo que te recomiendo cambiarte el bikini o bañador a menudo.

 Espero que este artículo te ayude a estar preparada para enfrentar este verano con más información y tener las herramientas necesarias para combatir la cistitis u otras enfermedades del tracto urinario presentes en esta estación del año.

 Por mi parte, voy a tomarme unos meses de “parón” en verano este año y no podré acompañarte durante este tiempo con mis talleres o retos pero tú no tienes excusa, puedes poner a tono tu suelo pélvico y evitar problemas de vejiga a tu ritmo y desde la comodidad de tu casa con mi curso con el paso a paso para ello “Tu gym pélvico”. Consíquelo aquí: https://arantxasaldise.com/tu-gym-pelvico/

ARANTXA SALDISE

ARANTXA SALDISE

Mujer, madre, emprendedora, fisioterapeuta, conferenciante, formadora, apasionada del deporte y de disfrutar la vida. Me encanta poder ayudar a otras mujeres a reencontrarse con su cuerpo en cualquier etapa de su vida ¿Te gustaría recuperar tu cuerpo y volver a ser tu misma? Escríbeme, yo te ayudo.

3 preguntas sobre qué es o no normal a la hora de hacer pis

3 preguntas sobre qué es o no normal a la hora de hacer pis

¿No lo tienes claro? Pues no te preocupes porque no eres la única. Hay mucha confusión en lo que a suelo pélvico se refiere y lo que es o no es normal. Gracias a las redes sociales e internet ahora todos tenemos acceso a la información pero ¡cuidado! Porque no es oro todo lo que reluce y hay alguna persona que dice estar especializada en suelo pélvico que, en serio, no sé de dónde saca los datos.

Yo, como fisioterapeuta especializada en la salud de la mujer, te voy a responder desde la experiencia y con toda sinceridad 3 cuestiones que a veces confunden a mis pacientes, alumnas y seguidoras. ¡Vamos allá!

¿Por qué solo orino un poco?

Tienes ganas de hacer pis… bastantes ganas. Corres al baño y sale solo un poco de pis. ¿Tantas ganas para esto? Menuda decepción. Pero es que al rato vuelve a pasar lo mismo.

¿Qué sucede? ¿Por qué parece que tu vejiga está llena cuando a la hora de la verdad apenas sale un chorro de pis? ¿Qué puede estar pasando?

Varias cosas pueden ser las causas. Algunas tan lógicas como deshidratación o consumo de algún medicamento. Otras podrían ser aún más preocupantes como infecciones del tracto urinario, embarazo (hablaremos más tarde de este caso en concreto) o tener una vejiga hiperactiva.

Voy a intentar explicarte este último caso sin ser muy técnica para que lo entiendas.   Normalmente, cuando tu vejiga está llena el cerebro envía señales de que necesitas hacer pis. Para ello ordena a los músculos de la vejiga que se contraigan con lo que la orina saldría.

Con una vejiga funcional si no está llena, estaría relajada.

Pero con una vejiga hiperactiva tu cuerpo siente que no puede esperar. Siente una repentina y urgente necesidad de ir al baño. Esto puede suceder incluso si la vejiga no está llena. Y de ahí que solo expulses un poco de pis. 

Para solucionar esto te recomiendo que tengas unos buenos hábitos a la hora de ir al baño.

Cómo ir al baño y no dañar tu suelo pélvico

¿Cómo puedo evitar las pérdidas de orina durante la actividad física?

Si a ti también te pasa… no estás sola. Es la conocida como incontinencia urinaria de esfuerzo que también puede suceder cuando toses, estornudas, levantas pesos o te ríes, entre otros.

Básicamente los músculos del suelo pélvico están débiles, no funcionan correctamente y cuando realizas ejercicio no pueden con ello. Así ese esfuerzo afecta directamente a los órganos, entre ellos la vejiga que sufre el impacto (o aumento de presión abdominal) y suceden las pérdidas.

En este caso te recomiendo que empieces a tonificar los músculos del suelo pélvico y aunque los famosos Kegels te pueden ayudar, tampoco son la panacea. Así que visita una fisioterapeuta especializada en suelo pélvico para que te ayude.

A la par, sustituye ejercicios de mayor impacto (correr, abdominales tradicionales, levantamiento de pesos, cualquier actividad que implique saltar) con actividades más suaves que te mantengan en forma sin dañar tu cuerpo (nadar, caminar, bicicleta). 

Te recomiendo muchísimo mi curso “Tu Gym Pélvico” donde te enseño qué ejercicios son aptos para tu suelo pélvico manteniéndote en forma y cómo mejorar o evitar las pérdidas de orina.

Tu gym pélvico

¿Cuáles son los síntomas de una disfunción de la vejiga en el postparto?

En el embarazo el cuerpo pasa por muchos cambios para poder dar un lugar y nutrientes al nuevo y creciente bebé y más tarde en el postparto nuestro ya transformado cuerpo sufre tensiones, a veces forzadas, para permitir salir al bebé del cuerpo.

Siempre os digo que un cuerpo bien trabajado y sano podrá hacer frente a todos estos esfuerzos mejor que uno que no lo esté y que  hacer los ejercicios ANTES de quedarte embarazada sería ideal para prevenir futuros problemas.

Aún así existen casos que aun estando en perfecto estado (me refiero al suelo pélvico, claro está) después del parto también tienen ciertas complicaciones.

Pero, ¿cuáles son los indicadores de que algo no está bien con tu vejiga y/o suelo pélvico? ¿Cuándo te tienes que preocupar y cuándo no?

Si no eres capaz de vaciar por completo la vejiga durante los primeros días tras el parto, no te preocupes. Probablemente después del tercer o cuarto día esto se regulará. Si no es así entonces tienes que buscar ayuda.

Si te escuece la zona al orinar después del parto fíjate si el dolor es externo o interno. Puede ser aceptable por tener alguna herida del parto pero también puede deberse a una infección, en cuyo caso, necesitarías medicación.

Si se te escapan unas gotitas al estornudar, cargar pesos o reír debes visitar a una fisio especializada en suelo pélvico. A esto se le llama incontinencia urinaria por esfuerzo y es muy común si ya has tenido problemas antes o durante el embarazo, si el bebé era de gran tamaño o incluso en cesáreas. Suele ser más común en partos vaginales que en cesárea pero esto no quiere decir que no suceda en este segundo caso.

Puedes empezar a trabajar tu cuerpo antes y después del parto para prevenir y contrarrestar los efectos de estas etapas en tu cuerpo con mis cursos:

Embarazo en movimiento (https://arantxasaldise.com/embarazo-en-movimiento-curso/)

Recuperación postparto saludable (https://arantxasaldise.com/recuperacion-postparto-curso/)

ARANTXA SALDISE

ARANTXA SALDISE

Mujer, madre, emprendedora, fisioterapeuta, conferenciante, formadora, apasionada del deporte y de disfrutar la vida. Me encanta poder ayudar a otras mujeres a reencontrarse con su cuerpo en cualquier etapa de su vida ¿Te gustaría recuperar tu cuerpo y volver a ser tu misma? Escríbeme, yo te ayudo.

Dolor en las relaciones o hipertonía del suelo pélvico

Dolor en las relaciones o hipertonía del suelo pélvico

¿El sexo duele?

El sexo no debe doler. Es un hecho programado por la naturaleza para ser placentero y deseado y con él poder perpetuar la especie.

Así que vamos a ver en este artículo cuáles son las principales causas que producen dolor en el sexo y cómo puedes solucionar esto y seguir disfrutando de este acto con tu pareja.

Para empezar te voy a hablar de una de las causas: la hipertonía. En consulta las fisioterapeutas especializadas en suelo pélvico nos enfrentamos a este problema continuamente y aunque no es muy conocido, sí es bastante frecuente y puede resultar doloroso.

¿Qué causa la hipertonía del suelo pélvico?

¿Qué es la hipertonía del suelo pélvico?

Antes qué nada vamos a aclarar vocabulario. ¿Qué entendemos por un suelo pélvico hipertónico o qué es la hipertonía?

Un suelo pélvico hipertónico significa que los músculos del suelo pélvico están demasiado tensos y no pueden relajarse. 

Este puede ser también un síntoma principal de la mialgia por tensión del suelo pélvico o síndrome de dolor miofascial (disfunción del suelo pélvico), en la que los músculos del suelo pélvico se sobre activan o contraen constantemente. Esto puede repercutir en la vejiga y otros órganos internos provocando que no funcionen adecuadamente.

Cuando los músculos del suelo pélvico están demasiado tensos, puede causar síntomas como dolor pélvico, dolor durante las relaciones sexuales (incluso la imposibilidad de la penetración) y estreñimiento.

¿Qué causa la hipertonía del suelo pélvico?
  • Sobre entrenamiento: existe el riesgo de que personas que pasan mucho tiempo ejercitándose o realicen un número excesivo de repeticiones o usen algún peso para ejercitarse, puedan desarrollar tensión en el suelo pélvico.

  • Aguantar la orina: Si sueles aguantar las ganas de mear porque te sientes incómoda al usar los baños públicos puedes desarrollar tensión en los músculos del suelo pélvico. Esto se produce automáticamente para evitar la pérdida de control. Te recomiendo que leas sobre este error y otros más en https://arantxasaldise.com/como-ir-al-bano-y-no-danar-tu-suelo-pelvico/
     
  • Estrés, miedo o ansiedad: Si sufres de alguno de estos sentimientos tu cuerpo y, por tanto, tu suelo pélvico, se tensa de forma refleja. Estos factores pueden conducir a un suelo pélvico hipertónico. Existe un componente emocional que puede empeorar el tono del suelo pélvico, aumentandolo.

  • Endometriosis, síndrome del intestino irritable con dolor y calambres abdominales, cistitis intersticial, neuralgia del pudendo y vulvodinia: todas estas condiciones también pueden resultar en hipertonicidad del suelo pélvico. 

  • El parto: Las mujeres que experimentan desgarros o sufren episiotomías tienen un mayor riesgo de hipertonía, ya que el dolor y la cicatrización pueden hacer que los músculos del suelo pélvico se tensen de manera protectora. Los desgarros del suelo pélvico de un lado pueden hacer que el lado opuesto del suelo pélvico se contracturen como protección.

 

¿Qué puedes hacer para relajar un suelo pélvico hipertónico?

Lo mejor que puedes hacer es visitar a una especialista en suelo pélvico. Ella te hará un reconocimiento y te recomendará los ejercicios adecuados para ti.

Estos serán ejercicios de relajación, masajes y estiramientos para los músculos alrededor de la pelvis y el abdomen: respiración costal, ejercicios para relajar la musculatura glútea, ejercicios específicos para relajar y descontracturar el suelo pélvico.

Una vez vista la hipertonía vamos a ver qué otras causas existen que puedan estar produciendo ese dolor en las relaciones sexuales.

 

¿Cuál es la causa del dolor en el sexo en las mujeres?

Para ver las posibles causas de dolor en las relaciones sexuales o dispareunia vamos a establecer tres tipos de dolor según dónde se origine el mismo: dolor en la entrada vaginal, dolor en un nivel más profundo o dolor pélvico por un trauma.

 

Dolor en la entrada vaginal en las relaciones sexuales

Una de las causas del dolor en esta zona durante las relaciones sexuales es la sequedad vaginal. Normalmente las glándulas de esta zona segregan fluidos para mantenerlo lubricado pero, a veces, no sucede así, produciendo dolor. Cambios hormonales, medicación o falta de estimulación puede ser el desencadenante.

 

Si has realizado alguna intervención en la zona (cirugía), es fácil que puedas tener dolores a posteriori. Esto incluye el parto, ya sea por el desgarro, la episiotomía o aunque no haya cicatriz alguna, puede aumentar la tensión en la entrada vaginal tras el mismo.

 

Si sufres dermatitis o tu piel sufre alguna reacción que provoque picazón, hinchazón o enrojecimiento, en definitiva, si se te irrita la piel fácilmente, esto puede estar contribuyendo al dolor vaginal. Las alergias a productos y materiales pueden empeorar tu caso.

 

El vaginismo, o la contracción involuntaria de los músculos también puede conllevar a dolor en las relaciones sexuales e incluso, en las revisionesuroginecológicas.

 

Dolor a nivel profundo en las relaciones sexuales

Si el dolor ocurre durante la penetración profunda y resulta más aguda en alguna posición en particular puede ser debida a varias causas: cistitis, colón irritable, enfermedad inflamatoria pélvica, prolapso uterino, endometriosis o fibromas.

Así como la tensión o contracturas en la musculatura del suelo pélvico.

Dolor pélvico por un trauma emocional.

Si has sido víctima de agresión sexual de cualquier tipo los factores emocionales y psicológicos relacionados a esta vivencia como el estrés, la ansiedad, el miedo y la depresión pueden producir vaginismo o sequedad vaginal produciéndote dolor y malestar. A veces es suficiente una mala experiencia, así como las creencias que te hayan transmitido en tu familia, como que está mal mirarse, tocarse o incluso usar tampones. Todo ello puede afectarte y que aparezca dolor en esa zona que casi tienes olvidada.

Estupendo. Ya sabemos qué disfunciones pueden estar causando el dolor pero… ¿cómo lo solucionamos? Vamos a ver algunas de las soluciones que podemos darle a estas incómodas disfunciones.

¿Qué hacer para solucionar  las relaciones sexuales dolorosas?

Si has leído una a una las causas probablemente ya habrás pensado cuáles pueden ser algunas de sus soluciones.

Por ejemplo, para la sequedad vaginal debemos alargar el tiempo de juego estimulante previo y utilizar técnicas de relajación para evitar esa tensión no deseada o usar un lubricante adecuado como este.

En el caso de endometriosis experimentar con diferentes posturas o en diferentes momentos del ciclo nos llevará a descubrir cuáles son las más placenteras y cuándo, así como evitar aquellas que nos causen dolor. 

Si la causa de tu dolor es psicológica debes buscar ayuda de un profesional en este campo para valorar tu caso y ayudarte en tu recuperación.

En todo lo relacionado con los músculos del suelo pélvico tu única opción es ponerte en manos de una fisioterapeuta especializada en suelo pélvico. Es importante que aprendas a relajar, estirar y ejercitar esta zona de forma adecuada. También puedes ayudarte de la vibración en esos puntos de dolor de forma continua usando un vibrador como este.

En resumen, un suelo pélvico sano va a asegurar que tu vida sexual sea agradable y placentera. Si quieres aprender a cuidar esta parte de tu cuerpo no te pierdas mi curso Tu gym pélvico con videotutoriales y ejercicios para que pongas tu suelo pélvico a tono.

ARANTXA SALDISE

ARANTXA SALDISE

Mujer, madre, emprendedora, fisioterapeuta, conferenciante, formadora, apasionada del deporte y de disfrutar la vida. Me encanta poder ayudar a otras mujeres a reencontrarse con su cuerpo en cualquier etapa de su vida ¿Te gustaría recuperar tu cuerpo y volver a ser tu misma? Escríbeme, yo te ayudo.